¿Te apasiona el café?

¡Pues hazte jabón!

¿No hay día que pase sin que te tomes un café? Entonces debes saber que tiene otra vida después de que te lo bebas. Ahí va un secreto: puedes hacer jabón a partir de los granos de café que hayas utilizado.

QUÉ NECESITAS:

  • 225 gr. jabón de glicerina
  • 60 gr. granos de café usados
  • 5 gr. vainilla
  • 5 gr. leche en polvo (opcional)
  • Cacerola pequeña
  • Bol pequeño para baño maría
  • Molde de magdalenas
  • Cucharón
  • Cuchillo para untar el molde

CÓMO HACERLO:

1. Junta todos los ingredientes. Puedes utilizar cualquier jabón, pero nosotros hemos llegado a la conclusión que el de glicerina es el que tiene mejores resultados. Además, añadiéndole la leche en polvo el jabón tiene mejor consistencia, pero no es esencial.

2. En un baño maría, añade 230 ml. de agua a la cacerola y calienta a fuego medio. Añade el jabón al bol y deshazlo completamente. Solo tarda un par de minutos.

3. Mientras, unta el molde de magdalenas (no todo, con cuatro huecos ya basta) y coloca una cucharada de granos de café en la base de cada. Una vez el jabón esté completamente líquido, apaga el fuego, añade la vainilla, y añade 5 gr. de granos de café. Añade también la leche en polvo y mézclalo.

4. Cuidadosamente añade el jabón en los moldes con el cucharón, llenándolos hasta arriba. Deja enfriar el jabón durante varias horas, y luego sácalos con la ayuda de un cuchillo.

5. Envuélvelos con papel para hornear y, ¡regálalos a tu persona favorita!

En Sheedo creemos que se pueden crear cosas geniales a partir de “residuos” que malgastamos sin pensar. Porque nada es un residuo hasta que tú decides que lo sea.

Cosas así nos motivaron para crear nuestro papel: a partir de cotón residual de la industria textil, y dándole vida añadiéndole semillas. Sheedo, un papel con vida.

¡Usar y plantar!