San Valentín Ecológico

En Sheedo, no apoyamos el consumismo excesivo e innecesario, pero entendemos que te guste celebrar San Valentín. Sin embargo, la mayoría de gente confunde el “celebrar” con el “consumir”. Apoyamos 100% tus ganas de celebrarlo todo: San Valentín, tu cumpleaños, el día de la Tierra y, ¡lo que te apetezca! Y te motivamos a que lo celebres todo, siempre siendo consciente y respetuoso. Aquí van algunos consejos para que tu San Valentín ecológico:

  1. Recuerda que no necesitas comprar nada.

Sea quien sea el receptor de tu regalo, algo que hayas hecho a mano le hará más ilusión. El tiempo, el esfuerzo y la intención cuentan mucho más. Experimenta con materiales que tengas en casa, cocina tú la cena romántica… ¡Ponte la meta de comprar lo menos posible!

Regalos cada vez más y más visto son packs de cupones, cremas corporales, álbumes de fotos…

  1. Hay muchas maneras de pasar la celebración.

Lo típico es comprar (por supuesto…) flores y chocolates, pero, ¡y si a ti no te va ese rollo? Piensa en alternativas que te gusten a ti. La sociedad te va a inundar con regalos que “tienes que comprar”, pero tú tienes el poder de rechazarlo. Imagina, ¿y si regalas una experiencia en vez de algo material? Quizás tu pareja ha querido ir a ver una película en el cine des de hace mucho tiempo, o quizás su sueño es escaparse un fin de semana… Recuerda: las experiencias duran más.

  1. Resiste las tentaciones (si vienen envueltas en plástico).

¡Hay chocolates por todas partes! Y la mayoría vienen empaquetados con plásticos o materiales no reciclables. Si realmente quieres comprar chocolates, intenta ir a una tienda donde puedas comprar a granel y traer tu propio recipiente. ¡Piénsalo! Comprarás exactamente la cantidad de chocolates que quieras, no pagarás un embalaje y le darás un respiro al medio ambiente. ¡Y seguirás teniendo chocolates!

  1. ¿Para qué comprar flores?

Unas 2 millones de flores se cortan para San Valentín en Estados Unidos únicamente. ¡Imagínate cuántas se cortan en el mundo entero! Desafortunadamente, esas no duran ni una semana. ¿Por qué comprar flores cuando puedes regalar una planta entera? Durará muchísimo más (depende de lo bien que la cuiden) y puedes combinarla con una carta plantable, hecha de algodón y que sea biodegradable. Vuestro amor podrá ser plantado y las semillas crecerán, ¡cobrando vida y convirtiéndose en una planta o flor!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *