Turismo sostenible

Turismo sostenible – Si viajas, no dejes huella

Por fin ha llegado el buen tiempo y se nota que el verano está a la vuelta de la esquina. Para muchos de nosotros trabajadores, este es uno de los pocos momentos del año en el que podemos viajar.

Todos sabemos que viajar a otros países tiene muchos beneficios y nos enriquece a muchos niveles. Descubrimos nuevos lugares, conocemos distintas culturas, disfrutamos platos y sabores exóticos. Siendo realistas, es mucho más fácil desconectar de la rutina y el estrés del trabajo cuando lo has dejado a cientos de kilómetros de distancia.

No obstante, aunque estemos de vacaciones y nuestra prioridad sea desconectar y disfrutar, esto no es excusa para no hacernos responsables de nuestros actos y del impacto que tienen nuestras acciones.

¿Qué es el turismo sostenible?

En las últimas décadas ha ido aumentando la conciencia tanto ecológica como social. Aunque tradicionalmente siempre asumíamos esta responsabilidad en nuestro entorno del día a día, recientemente se escucha cada vez más términos como eco turismo, turismo sostenible o turismo responsable.

Y es que como turistas, a veces se nos olvida que ejercemos un gran impacto económico y social en los países que visitamos. Así mismo, como principales consumidores y generadores de ingresos en muchos de estos países, no somos conscientes del papel tan importante que jugamos en cuanto a la oferta y la demanda.

Pero,  ¿qué es exactamente el turismo sostenible? La Organización Mundial del Turismo (OMT) lo define cómo: “El turismo que tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas”.

turismo sostenible

Tipos de impactos

Teniendo en cuenta esta definición podemos identificar numerosos beneficios que podemos clasificar en cuatro grupos. Beneficios medioambientales, beneficios culturales, beneficios sociales y beneficios económicos.

Impacto Medioambiental:

El turismo sostenible intenta tener un impacto medioambiental mínimo, favorece el consumo responsable y el respeto al medio ambiente y logra un desarrollo equilibrado con el mismo.

Os proponemos algunos ejemplos:

  • Evitar alojarse en grandes resorts que suelen tener un gran impacto negativo medioambiental, así como un consumo poco sostenible de recursos y buscar alternativas más respetuosas con el medio.
  • Moverse a pie y en transporte público lo máximo posible.
  • Evitar las atracciones turísticas en las que haya animales implicados ya que estos suelen estar en muy malas condiciones y sufren maltrato. Olvidémonos de las famosas “granjas de tigres“, de montar en elefante y cualquier tipo de actividad similar en países como Tailandia o el sudeste asiático. Si queréis disfrutar de la fauna local hay otras opciones, como safaris respetuosos con el medio ambiente o santuarios de animales dónde los animales están en libertad y no sufren.

santuario de animales

Impacto cultural:

En este caso se intenta promover la autenticidad sociocultural de las comunidades locales, promoviendo el entendimiento y la tolerancia intercultural. Promueve la restauración y conservación de cualquier obra de interés colectivo (desde museos, templos, ruinas) así como el respeto a las mismas y a las culturas que representan. En este caso, lo que el turismo sostenible intenta promover es no ser el responsable de la degradación del estado de lugares y obras de interés histórico y cultural. El propio turismo debe ayudar o colaborar a la conservación del mismo.

Algunas acciones que podemos hacer son: colaborar con pequeñas donaciones para ayudar al mantenimiento de las instalaciones o buscar actividades y agencias que trabajan de manera respetuosa con el medio y que ayudan a la preservación del mismo.

templos sudeste asiático

Impacto Social:

Se intenta integrar las comunidades locales a las actividades turísticas. Lo mejor en este caso es que suelen ser experiencias mucho más enriquecedoras para los viajeros y fomentan prácticas turísticas sostenibles en su propio entorno. Mejora la calidad de vida de la población local, reactiva las zonas rurales y apoya los derechos humanos y del trabajador. ¿Cómo podemos hacer esto?

  • En primer lugar siguiendo la regla de oro del viajero. Apuesta siempre por lo local y evita las cadenas y los negocios internacionales. Cualquier viajero experimentado te hablará maravillas del puesto de comida  de aquella anciana en aquella esquina de la calle de “aquel“ país que visitó. A día de hoy no conozco a nadie que haya vuelto de un viaje presumiendo de haber probado la mejor hamburguesa de su vida en un  Mcdonald´s.
  • Al igual que en el caso de los animales, evita las “excursiones“ que se aprovechan de la gente local y de su cultura y les tratan como a monos de feria. Aquí podemos incluir el famoso poblado de las mujeres jirafa, los espectáculos en los que hay explotación sexual de cualquier tipo, cualquier actividad en la que participen niños, etc. Hay otras maneras de conocer la cultura de otro país e interactuar con su gente de manera más responsable.

impacto social

Impacto Económico:

Como comentábamos al principio del blog, para muchos de estos países en vías de desarrollo el turismo supone una de las principales fuentes de ingresos. De ahí, la importancia de apostar por el consumo de productos y servicios locales, potenciando el desarrollo de los pequeños comerciantes y los productos autóctonos y naturales de la zona. Además, también contribuye a la generación de empleo local, contribuye a la reducción de la pobreza y al desarrollo de todos los sectores de la economía.

Impacto económico

Aunque parezca mucha información para tener en cuenta a la hora de planear tu viaje, lo cierto es que son cosas muy sencillas y que en verdad no se salen de lo normal. Y si eres de los que te agobias fácilmente o en cuanto te sacan de tus hábitos y zona de confort, no te preocupes que estás de suerte. A día de hoy cada vez hay más agencias especializadas en este tipo de turismo sostenible, en turismo de voluntariado y en un mix de ambas (el voluntariado ocupa solo una parte del viaje) por lo que tu mayor preocupación será elegir el destino.

Así que ya sabes, la próxima vez que viajes hazlo con cabeza, porque todos nos merecemos poder disfrutar de las maravillas que otros países tienen que ofrecer, incluyendo la gente que vive ahí.

En Sheedo creemos que cualquier acción por pequeña que sea es importante. Súmate a nosotros y ayúdanos a plantar la semilla del cambio.