La vida zero waste

Lauren Singer y su tarrón de basura

3 años de basura dentro de tarro pequeño. ¿Qué?

Sí, como has oído. Lauren Singer, una emprendedora graduada en la Universidad de Nueva York (NYU), vive una vida llamada “zero waste” o “zero residuo.” ¿Y eso qué quiere decir?

Para ella, vivir un estilo de vida “zero waste” significa no enviar nada a los vertederos, y así no contaminando al planeta. Los vertederos emiten grandes gases de efecto invernadero, contribuyendo al cambio climático. A de más, están mayoritariamente compuestos de plástico, y como bien sabemos, no se descompone. Si los humanos fuéramos erradicados del planeta, en millones de años no habría rastros de la humanidad. Todo se habría descompuesto. Bueno, todo no. El plástico sería lo único que seguiría en el planeta.

Ser completamente “zero”, desafortunadamente, no es posible, pero se puede reducir increíblemente la cantidad de residuos que generamos. Lauren empezó su estilo de vida sostenible al darse cuenta de que toda su comida en la nevera estaba embalado o empaquetado en plástico. Su cepillo de dientes, de plástico. La pasta de dientes, en plástico. ¡Plástico por todas partes! Y ella que se frustraba al ver una compañera de clase (ambas eran estudiantes de sostenibilidad) comiendo con cubiertos de plástico y bebiendo de una botella de plástico y tirándolo todo a la basura. Pero se dio cuenta de que ella tampoco estaba haciéndolo bien, y dejó el plástico completamente (o hasta el punto en el que la sociedad permite).

En esta TedTalk nos cuenta un poco su historia y los cambios que conllevó este nuevo estilo de vida. Ahora Lauren se hace ella misma sus cosméticos, ha creado una compañía de productos de limpieza orgánicos y sostenibles llamada Simply Co, es la co-fundadora de Package Free Shop y tiene una página web llamada “Trash is for tossers” donde comparte alternativas y trucos para vivir “Zero Waste.”

Nos da tres consejos para reducir nuestros residuos:

1.Observa tu cubo de basura, y aprende. ¿Qué es lo que tiras más a menudo? ¿Podrías prevenir de ello o cambiarlo? No se puede solucionar un problema sin saber qué lo causa, ¡así que indaga!

2.Empieza a usar objetos reutilizables, poco a poco, para que te acostumbres. Por ejemplo, en vez de usar bolsas de plástico, trae al supermercado bolsas de cotón reutilizables. Deja de comprar agua embotellada en plástico, y usa una cantimplora y llénala en casa o en una fuente. Pequeños cambios que a la larga hacen un gran impacto!

3.Aprende a hacerte tus propios productos (nosotros tenemos muchos DIY’s en el blog, ¡míralos!). Al comprarlos hechos, te conformas con ellos tal y como son. Cuando los haces tú, te los haces para ti y a tu medida. Todos somos diferentes y necesitamos ser tratados diferentes… ¡un producto no funciona para todos!

Ahora te toca a ti, intenta reducir tus residuos para tener un menor impacto medioambiental. Busca alternativas, y poco a poco, irás salvando la naturaleza. Os dejamos su TedTalk aquí, vale la pena echarle un ojo.

En Sheedo, creemos en su filosofía de vida, por eso hacemos un producto sostenible y que además crea vida.