La vida de una botella de plástico

El viaje que desconocemos

¿Cuántas veces has usado una botella de plástico? Y, ¿cuántas veces la has reciclado?

Un día caluroso de verano, en el cine, al comer fuera, en eventos… Las botellas de plástico llegan a nuestras manos casi sin darnos cuenta. Piensa en las miles de botellas que has usado tú y solo tú al largo de tu vida. Increíble, ¿eh? Ahora multiplícalo por 7 billones. Da un poco de miedo.

El año pasado, la media de estadounidenses utilizó 167 botellas de plástico y solamente 38 fueron recicladas. Para algunos estas cifras no significan mucho, debido a la falta de información que recibimos. Si verdaderamente supiéramos las consecuencias que tiene el plástico en nuestro planeta, nos lo pensaríamos dos veces antes de no reciclarlo. Y por eso os traemos este nuevo post en el blog, para que contribuyáis a crear vida, y no destruirla.

¿Te has parado a pensar qué le pasa a la botella de plástico una vez la tiras a la basura? Es un acto inconsciente: la tiramos y nos olvidamos completamente de ella. Pero ella sigue un largo viaje y termina afectando nuestras propias vidas. ¿Cómo?

Hay botellas de plástico que son transportadas a los vertederos. El plástico generalmente no es biodegradable, por lo tanto, yace en el vertedero para siempre. La lluvia inunda los vertederos y su agua se mezcla con componentes tóxicos del plástico, formando un líquido llamado lixiviado. Este llega a aguas subterráneas y ríos, contaminando ecosistemas y dañando a la fauna y flora.

Otras botellas son arrojadas en ríos y riachuelos, finalmente llegando a mares y océanos. Debido a las corrientes marinas, son conducidas hacia los grandes parches de basura (también llamados islas de basura, zonas del océano cubiertas de desechos). Existen cinco islas de basura en el mundo, compuestas mayoritariamente por plásticos, que están contaminando y destruyendo lentamente el ecosistema océano. Estos no se descomponen, pero sí se rompen en partes más pequeñas, formando micro plásticos, los cuales van a pasearse por el océano eternamente. Estos son los Top 10 elementos que se encuentran en el Gran Parche de Basura del Pacífico.

La fauna marina queda atrapada entre los desechos e ingiere el plástico, sintiéndose lleno, y a su vez enfermando. Y lo que muchas personas no tienen en cuenta es que la cadena alimenticia se ve afectada repercutiendo en nuestra salud. Los peces pequeños se comen los micro plásticos. El atún se come a los peces pequeños. ¿Quién se come el atún? Nosotros.

¡No te asustes! Hay una solución: 1) no utilizar botellas de plástico, o 2) reciclar. La vida de una botella cambia mucho al ser reciclada. Es prensada junto a cientos de otras, derretida y convertida en otro objeto, dándole así una segunda oportunidad. El banco en el que te has sentado esta mañana probablemente esté compuesto de plástico, o el paraguas que guardas en esa esquina. Y aunque reciclar no sea la solución de todos los problemas que conlleva utilizar plástico, al menos le da una segunda vida.

Aquí os dejamos el vídeo informativo que hemos usado para escribir el post. Y cómo no, ¡es de TedEd! ¡A aprender!