El poder de las duchas frías

Los Deseos de Sophie

SEGUNDO DESEO DE SOPHIE: “Que mi hermano tenga duchas más rápidas.”

Sophie está cansada de tener que ser la última en ducharse y de que ya no le quede agua calentita. Y tú, ¿sabes los beneficios de tener duchas más rápidas y frías?

Con la llegada de temperaturas más frías es tentador tomarse duchas más largas y calientes. Reconfortan y sientan tan bien… pero, ¿realmente le sientan bien a nuestro cuerpo o al planeta?

El cambio climático es un problema que requiere mucho esfuerzo para combatir, pero la solución no tiene por qué ser complicada. Pequeños pasos tomados por grandes multitudes pueden generar un gran impacto positivo. Empezando por duchas frías, o, mejor dicho, duchas menos calientes.

Contra más caliente esté el agua, más energía se habrá consumido. Si tienes duchas más frías, le darás un respiro al calentador de agua y no gastarás tanta energía. Además, seamos sinceros: si el agua está fría, ¡tendrás una ducha mucho más rápida! Lo cual significa que disminuirás el uso de agua y ayudarás a preservarla. Y por supuesto, quedará agua para la pequeña Sophie.

Por otra parte, muchos aseguran que tener duchas frías y rápidas ayuda a salir de tu zona de confort en tu día a día. La vida está hecha para superar miedos, explorar y tomar riesgos. ¡Una ducha fría por la mañana es un buen riesgo! Pero te va a despertar. Tu corazón se pondrá a mil y tu respiración incrementará para inhalar más oxígeno.

¿Te animas? Dicen que 30 días bastan para crear un nuevo hábito… No es fácil al principio, pero vale la pena. Toma duchas frías y rápidas durante un mes, únete al reto, ¡y disfruta de los resultados!

Equipo de Sheedo

[VIDEO: Los Deseos Que Se Plantan Se Cumplen]