El Gran Parche de Basura

El Gran Parche de basura en el Pacífico lleva siendo un problema durante mucho tiempo. ¿Que es exactamente, y qué podemos hacer sobre ello?

Primero, uno debe entender los movimientos del océano. Los océanos son cuerpos inmensos de agua, especialmente el Océano Pacífico. Sin embargo, no son como una bañera; el agua de los océanos está en constante movimiento debido a la rotación de la Tierra y a vientos. El agua tiende a moverse más rápido entorno a la costa, creando así las corrientes costales. En el centro, sin embargo, se mueve mucho más lento, dando círculos. Eso es lo que llamamos un “giro oceánico”, un sistema de corrientes en el océano rotativas. El giro del Norte del Pacífico, en concreto, es el más grande del mundo. Sus movimientos atrapan miles y miles de detritos, los cuales se quedan flotando durante años. Esa isla de basura se llama el Gran Parche de Basura del Pacífico.

Ahora, ¿de dónde viene toda esta basura? Muchos piensan que solamente viene de tsunamis como el de Japón en 2011, lo cuan el cierto, pero en realidad 80% de los detritos vienen de la tierra. Un 10% se cae de barcos o proviene de basura en ríos que acaban en el mar.

Hay como mínimo 100 millones de toneladas de basura en el Giro del Norte del Pacífico. Muchos lo imaginan como una isla de basura; si fuera así, sería mucho más fácil de estudiar o limpiar. Desafortunadamente, el parche es en realidad dos áreas enormes con altas concentraciones de basura suspendidas en el agua en el este y oeste del giro.

El plástico tarda 500 años a degradarse, y no se biodegrada, si no que se fotodegrada. La biodegradación consiste en un proceso en el que una substancia se descompone en sus componentes originales, como carbono, oxígeno, etc. La fotodegradación es completamente diferente. La luz solar debilita los vínculos entre las partículas del plástico, descomponiéndolas en partículas más y más pequeñas pero sin haber cambiado su composición. Es decir, el plástico se convierte en partículas más pequeñas de plástico, creando microplásticos.

La vida marina (normalmente peces pequeños) se alimenta de fitoplancton, y debido a los miles de microplásticos en suspensión, son también ingeridos. El pez grande se come al pez pequeño. Nosotros nos comemos al pez grande. ¿Ves a dónde vamos?

Obviamente, todos esos plásticos ponen a la vida marina en peligro: tortugas enrolladas en redes de pesca, plásticos en los estómagos de pájaros, y todo tipo de consecuencias devastadoras.

Foto viral de Justin Hofman

Probablemente estés abrumado con la gravedad del problema, pero hay muchas cosas que puedes hacer para ayudar a solucionar el problema. Empieza reduciendo tu basura, rechazando plásticos de un solo uso y limpiando las playas de basura. Próximamente subiremos un artículo sobre una iniciativa maravillosa que lucha por océanos limpios y abundantes, y te daremos algunos consejos sobre cómo puedes contribuir. ¡Nunca dejes de luchar para cuidar a nuestro planeta! Te dejamos algunas estadísticas que puedes encontrar interesantes:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *