10 consejos para cuidar el jardín

Un jardín sano, verde y bonito es el ideal que todo jardinero quiere tener. Teniendo en cuenta unas cuantas claves, cualquier persona puede conseguir un jardín donde poder disfrutar de las hojas verdes de las plantas, la sombra, las flores y de la tranquilidad que se respira en él.

Trabajar por una agricultura sana y competitiva es la misión de Nostoc, una empresa amiga de Sheedo.

Nostoc desarrolla productos vivos derivados del humus de lombriz para agricultura y jardinería transformando la agricultura tradicional, sobrecargada de químicos, en una actividad más sostenible y fructífera para todos.

Te contamos 10 consejos para que tu jardín esté a punto, verde y saludable:

 

  1. Conseguir un suelo sano y libre de químicos

Lo más importante de un jardín es el suelo. Un suelo bien nutrido, vivo y libre de químicos es la base de la salud de las plantas. Los fertilizantes y los fitosanitarios son los causantes de matar a los microorganismos beneficiosos que existen en el entorno. Los fertilizantes provocan que la planta esté nutricionalmente descompensada y sea propensa a ataques de plagas y a daños por frío o calor. También crean formas insolubles en el suelo y contaminan las aguas.

  1. Cambiar los abonos químicos por una forma natural

El aporte de abonos químicos en el jardín conlleva problemas de desequilibrio nutricional. Estos problemas hacen que las plantas sean más propensas a plagas y enfermedades. Por ello, el mejor método para evitar estos problemas es utilizar microorganismos que aportan el nitrógeno y otros nutrientes necesarios para que las plantas estén verdes y sanas.

  1. Nutrir las plantas

Para que las plantas puedan desarrollarse en un suelo sano y libre de patógenos, se debe aportar productos que confieran al suelo los nutrientes y la estructura con microorganismos que aumenta la captación de nutrientes por la planta obteniendo mayor porte y vigor.

  1. Aportar materia orgánica

El aporte de materia orgánica al suelo es fundamental. Se favorece el crecimiento de las plantas en un suelo sano y libre de patógenos, capaz de que se instalen microorganismos y fauna beneficiosa. La mejor forma de hacerlo es aportar al suelo humus de lombriz, que además de aportar materia orgánica al suelo, mejora la estructura y aporta nutrientes a las plantas.

Además…

  1. Eliminar hojas secas

Al eliminar las hojas secas del jardín y de las plantas obtendrás un aspecto más verde y cuidado. Además, cuando se quitan las hojas muertas se evitan que sea el refugio de plagas y el lugar donde se pueden instalar hongos oportunistas que puedan afectar a nuestro jardín.

  1. Podar las partes secas de las plantas

Si se poda las partes que se encuentran muertas o en mal estado se favorece el crecimiento y se consigue que las plantas obtengan un mejor aspecto. Con ello se favorece la recuperación y el crecimiento de la planta, además de evitar enfermedades fúngicas en la planta afectada.

  1. Atraer insectos beneficiosos

Las plantas libres de químicos atraen insectos que son beneficiosos para las plantas. Los polinizadores ayudan a fecundar las flores para que den frutas y semillas. Pero hay otros que también se encuentran en la fauna alrededor de las plantas como son los depredadores de plagas o insectos parásitos  que ayudan a controlar a las plagas.

El suelo

  1. Un suelo vivo

Además de los microorganismos que encontramos en el suelo que ayudan a la planta a nutrirse, podemos encontrar lombrices. En el pasado se las ha considerado como una plaga, pero hoy día sabemos que son muy beneficiosas y ayudan a descomponer la materia orgánica proporcionando una mejor estructura del suelo.

  1. Evitar las plagas

Al mantener las plantas sanas se evita la puesta de huevos de plagas ya que los insectos han desarrollado la habilidad de instalar su prole en las plantas más débiles. Las plantas que han tenido una excesiva fertilización nitrogenada se vuelven más tiernas y débiles y es más propensa al ataque de las plagas. Los vegetales son menos susceptibles a ataques con una nutrición más natural y equilibrada y un buen sistema inmunitario.

  1. Utilizar agua de riego

El agua de riego de buena calidad es muy importante. Si se utiliza agua que contenga cal, se altera el pH del suelo y aumenta, por lo que algunos microelementos del suelo dejan de estar disponibles para las plantas. El agua del grifo contiene cloro, que puede afectar de manera negativa a las plantas y dificulta el crecimiento de microorganismos beneficiosos en el suelo. Para evitar estos problemas se puede utilizar agua de lluvia recogida de los canalones del tejado.

Y ahora …¡a disfrutar de tu jardín!

Nostoc

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *